¿Qué es un coach empresarial?



Un coach empresarial, también llamado coach ejecutivo, es el encargado de motivar a los empleados de una empresa, especialmente a aquellos que tienen rutinas de trabajo más intensas o a los que les resulta más complicado alcanzar sus objetivos laborales.


Así, los coaches empresariales trabajan directamente en la organización y en la estructura de la propia empresa para sacar el máximo rendimiento de los trabajadores de la misma. Nos podemos encontrar que algunos coachs están especializados en sectores muy concretos debido a sus trayectoria profesional, como por ejemplo: Robert Adell, CEO de Samurai Marketing que es un coach especializado en el sector inmobiliario (coach inmobiliario) asesorando en estos momentos a cientos de inmobiliarias.


Las funciones de un coach empresarial


Las funciones de un coach ejecutivo y coach inmobiliario son las siguientes:


· Mejora de las técnicas de comunicación entre los empleados y entre la dirección y los trabajadores.

· Incrementar la productividad de la plantilla.

· Dar las herramientas necesarias para resolver los conflictos que pudieran surgir en el lugar de trabajo.

· Mejora del ambiente laboral.

· Aumentar la motivación de los trabajadores.

· Aumentar la implicación de los trabajadores con la empresa y con los objetivos empresariales.

· Mejora de la relación entre la dirección y los empleados y entre los propios trabajadores.

· Detectar las cualidades y aptitudes de cada trabajador y potenciarlas.


¿Cuándo se debe recurrir a un coach ejecutivo y cómo aplicarlo?

El coaching empresarial es una técnica muy interesante, con resultados muy positivos y con un coste accesible que puede resultar muy útil en diferentes escenarios. Así, es el jefe de la organización empresarial quien debe valorar cuándo es necesario recurrir a la figura del coach inmobiliario.


¿Cuándo es necesario recurrir a esta técnica?

· Cuando los trabajadores están desmotivados o no rinden los suficiente.

· Cuando se quieren reforzar ciertas habilidades de los trabajadores.

· Cuando se quiere mejorar el ambiente laboral.


Una vez el responsable de la empresa ha decidido recurrir a la figura del coach ejecutivo, es fundamental saber cómo implementarlo. Para ello, se deberán seguir cuatro pasos.


Son los siguientes:

1.- Diagnóstico de la situación: el primer paso es valorar si realmente se necesita la actuación de un coach inmobiliario y cuáles son las necesidades del equipo, tanto de la empresa como de los trabajadores.

2.- Diseño del plan de coaching: cuando ya se ha decidido implementar esta técnica en la empresa, es fundamental trazar una hoja de ruta y definir las estrategias que se van a seguir para atender a las necesidades concretas de la empresa y sus empleados.

3.- Aplicar el coaching empresarial: una vez diseñado el plan a seguir, es fundamental aplicarlo de la manera más adecuada. Para ello, es necesario que el equipo se implique y acepte los compromisos que este proceso lleva consigo.

4.- Seguimiento y evaluación del coaching: para saber si el coaching empresarial está funcionando es fundamental hacer una actuación de diagnóstico, de forma que se evalúen los resultados que ha alumbrado esta técnica, qué problemas han surgido en el devenir del proceso y qué soluciones se han de dar a dichos problemas.


Sin duda, utilizar el coaching empresarial o coach inmobiliario puede traer muchos beneficios, tanto para la empresa como para los trabajadores, ya que debemos recordar que unos trabajadores felices y motivados aumentan su rendimiento y esto redunda positivamente en los beneficios empresariales. Además, es fundamental para retener el talento y a los perfiles más brillantes, así como para facilitar al empresario a alcanzar sus objetivos y sacar lo mejor de sus trabajadores.


Autor: Samurai Marketing ©


#coachinmobiliario #coachempresarial #samuraimarketing #robertadellcoach #marketingonline #vendermás #inmobiliarias #embudosdeventa


Clientify logo Partner.png

©by Samurai Marketing